28. ago., 2018

Hace cien años, un inmigrante portugués...

«Victorino Moreira Nunes, hijo primogénito de Francisco Nunes y Ana Moreira, nació un 9 de noviembre de 1877, 'en sexta-feira, a tres da manhâ', como registró él mismo en una de las tantas libretas donde solía anotar datos de su vida.
A instancias de su tío Victorino D'Oliveira Nunes, el 9 de julio de 1907 dejó Vila Nova de Gaia, su pueblo natal en las afueras de Oporto (en portugués, Porto, la segunda ciudad más grande de Portugal, ubicada a orillas de la desembocadura del río Duero), para aventurarse a cruzar el Atlántico, movido, como tantos otros inmigrantes europeos entonces, por la ilusión de hacerse la América.»

Así comienza la historia de más de cien años de una empresa paraguaya que se formó, como muchas otras, a principios del siglo XX, en un país que se esforzaba por reorganizarse luego de una devastadora guerra internacional y en medio de constantes luchas internas.

Foto: Marco Aurelio, uno de los hijos de Victorino, trabajando en el negocio que levantó su padre en Asunción.